El video de un oso polar famélico que ‘te hace trizas el corazón’

0
263

Read in English

Durante una vuelta en un barco en agosto pasado, Paul Nicklen alcanzó a ver lo que a primera vista parecía ser una manta blanca sobre una piedra. Aunque mantuvo su distancia pronto quedó claro que en realidad no era una manta, sino un oso polar. Nicklen pensó que el animal seguramente estaba muerto.

No lo estaba; al menos todavía no. Cuando el oso polar logró ponerse de pie, Nicklen tomó una foto. Cuando la publicó en Instagram, la respuesta a la imagen fue tal que supo que necesitaba regresar con otros miembros de su organización de conservación y el equipo de filmación adecuado. Nicklen, de 49 años, quería mostrarle a la gente cómo se veía realmente un oso polar famélico: quería volver real algo que a veces es pensado solo como un dato científico.

Así que él y un pequeño grupo regresaron al mismo lugar en el archipiélago ártico canadiense unos dos días después. Fue así como lo vieron: el oso polar hurgaba en un bote oxidado de basura y mordisqueaba un viejo asiento de una motonieve; con sus ojos caídos y un aire de espíritu derrotado.

“Te hace trizas el corazón”, comentó Nicklen en una entrevista telefónica el domingo. “Tan pronto como se puso en pie lentamente, todos en el equipo comenzamos a llorar”.

Nicklen, su grupo SeaLegacy y National Geographic publicaron fotos y videos del encuentro el pasado 8 de diciembre. Mostraron el oso polar al mundo, varado en tierras sin hielo, con su piel blanca sucia, su cuerpo esquelético y sus movimientos pesados.

Cuando el mundo lo vio, millones se asustaron al ver aquella terrible escena que los dejaba desconsolados.

“Imperdonable”, escribió alguien en Instagram. “Es tan triste”, dijeron muchos más.

“¿Qué podemos hacer?”, se preguntaron muchos otros.

Los expertos y los ambientalistas dicen que la respuesta abarcadora —sin importar qué tan controvertida o faltante de matices pueda ser— es reducir los niveles actuales de emisiones de gas de efecto invernadero a fin de detener el calentamiento global. En enero, los funcionarios estadounidenses de vida silvestre emitieron un informe que identificó al cambio climático como la amenaza más grande para la supervivencia del oso polar.

Los osos polares dependen del hielo marino como plataforma para cazar focas. A medida que el planeta se calienta, la capa de hielo se funde cada vez más pronto, lo que reduce la cantidad de tiempo que los osos polares tienen para cazar y hacerse de sus reservas de grasa antes de ir a tierra firme. En consecuencia, pueden verse muy delgados y en mala salud física para cuando terminan los veranos largos en los que no hay hielo.

Los biólogos concuerdan en que a medida que continúe disminuyendo la capa de hielo, habrá también una disminución considerable en la población de osos polares, que funcionarios estadounidenses estiman es de alrededor de 26.000 a nivel mundial. Una evaluación de 2015 proyectó una reducción de más del 30 por ciento de la cantidad de osos polares para 2050.

“Los osos polares están hechos para un tipo de alimentación de comilona o hambruna”, comentó Elisabeth Kruger, funcionaria del programa de vida silvestre del ártico del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés). “Pero cuando el periodo de ayuno es demasiado prolongado, puede llevarlos al límite”.

Desde 2008 los osos polares son una de las especies clasificadas como amenazada conforme a la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Estados Unidos. Se encuentran entre los miembros más grandes de la especie de osos y se alimentan principalmente de focas.

Lo cual hace que sean particularmente impactantes las imágenes que se han hecho virales del oso polar que no es más que un poco de piel y huesos. El oso que Nicklen y su equipo documentaron estaba atrapado en tierra, con los músculos atrofiados por la inanición prolongada y, en apariencia, al borde de la muerte.

Se necesitaría “mucha investigación específica” para determinar la causa del sufrimiento de un oso polar en particular, explicó Kruger, pero la que se ve en la foto de Nicklen “es una de las formas en las que mueren los osos polares”.

La mayoría de los comentarios que ha recibido Nicklen en las redes sociales parecen positivos, aunque van acompañados de tristeza (el video viral del oso polar, hizo notar, fue producido tal que se reproduce a una velocidad más lenta de lo normal). Sin embargo, también recibió ataques de aquellos que se quejaron de que no hizo suficiente para ayudar.

“La gente asume que uno es insensible”, comentó. “Evidentemente, estábamos alterados”. Pero alimentar al oso polar no solo habría prolongado su miseria, dijo, sino que además sería ilegal, lo mismo que la eutanasia. Y “si yo tomara un arma, apuntara con ella al oso polar y lo matara, acabaría en la cárcel”.

Esta no es la primera ocasión en la que un oso polar en malas condiciones se ha ganado los corazones de los humanos. Después de todo, son “increíblemente carismáticos”, comentó Kruger, y “criaturas enormes, blancas y esponjosas”.

En 2016, un oso polar llamado Pizza reunió el apoyo de miles de personas de todo el mundo cuando los defensores del bienestar animal lanzaron a una campaña en el que lo apodaron “el oso polar más triste del mundo”; buscaban trasladarlo de un centro comercial en el sur de China, donde el oso vivía en un recinto de vidrio, a otro lado. También existió el caso de Arturo, el oso polar en un zoológico argentino que falleció en el verano de 2016.

Nicklen comentó que el oso polar que él y su equipo encontraron nunca recibió un nombre humano bonito. Sin embargo, todos en el equipo lo llamaron con una frase que lo dice todo: “El oso polar moribundo”.

http://platform.twitter.com/widgets.jshttp://platform.instagram.com/en_US/embeds.js

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here