La tecnología quiere llegar hasta tu cocina

0
24

Una noche de sábado hace poco, Germán Salazar les hizo tacos de pollo a sus amigos mientras charlaban con él en su cocina. A veces, interrumpía la conversación para hablar con otro amigo: Google.

Salazar le estaba hablando a Google Home, el altavoz de inteligencia artificial que está sobre la barra de su cocina. “Oye, Google, configura el temporizador para que suene en veinte minutos”, le dijo para activar una cuenta regresiva que le avisaría cuando el pollo estuviera cocido y listo para desmenuzarse.

Al principio, los amigos de Salazar se rieron cuando le habló al altavoz. Sin embargo, después de algunas botellas de vino, todos comenzaron a hacerle preguntas y a darle instrucciones a Google Home. “¿Cuánto ganó Jamie Lee Curtis en Mentiras verdaderas?” y “Cuéntame un chiste”.

Para muchas personas, la cocina es el centro de la casa y un lugar de interacciones que van más allá de preparar e ingerir comida. Ahora las empresas tecnológicas y los fabricantes de electrodomésticos, que buscan mejorar su relación con los clientes, dirigen su atención cada vez más a ese lugar del hogar, sinónimo de unión.

Marcas de productos del hogar como Whirlpool, Samsung y Bosch están compitiendo con gigantes de la tecnología como Google y Amazon para dominar la cocina con electrodomésticos conectados a internet y aparatos de cocina que incluyen refrigeradores con pantallas táctiles integradas, lavaplatos inteligentes y pantallas en la barra conectadas a internet con asistentes de inteligencia artificial que reaccionan cuando se les dan órdenes en voz alta.

Sin embargo, la llamada “cocina inteligente” sigue siendo una venta difícil. Puesto que la cocina a menudo es el centro donde se reúnen familiares y amigos, los hábitos ahí pueden ser difíciles de cambiar. Muchas personas consideran que la cocina y la hora de comer son un refugio del estilo de vida en que siempre están conectadas. Solo el cinco por ciento de los hogares estadounidenses tienen electrodomésticos inteligentes en la actualidad, un aumento en comparación con el tres por ciento de 2014, de acuerdo con la firma de investigación Parks Associates.

“¿Veremos una reinvención de la cocina como la que presenciamos de la sala?”, preguntó Michael Wolf, un analista de la tecnología que conduce un podcast y una conferencia acerca de las cocinas inteligentes. “No creo que pase de un día al otro. Habrá mucho escepticismo”.

Además de sus miedos de alterar los ritmos y patrones del corazón del hogar, puede ser que la gente dude acerca de incorporar dispositivos inteligentes en sus cocinas debido a los costos de mantener ese tipo de electrodomésticos, que a menudo son difíciles de reparar y usan partes costosas como pantallas táctiles. También puede ser que les preocupe la longevidad: un refrigerador con una pantalla táctil podría verse moderno hoy, pero quién sabe qué tan anticuado luzca en cinco años.

Además, puesto que muchos aparatos de cocina están incorporando conexiones a internet, cámaras o micrófonos, la privacidad digital se ha vuelto una preocupación. Los investigadores de seguridad dijeron que un problema con los electrodomésticos inteligentes es que, a diferencia de las empresas de tecnología, a las marcas para el hogar les falta la experiencia en ciberseguridad necesaria para comprobar que los productos no tengan puntos vulnerables.

Julie Kim-Whinston tenía algunas de esas dudas cuando remodeló hace poco su casa en San Francisco. Para actualizar su cocina, compró electrodomésticos de Wolf, Viking y Bosch: ninguno de ellos con grandes pantallas, asistentes virtuales o conexión a internet. Kim-Whinston, consultora de ropa deportiva y prendas para exteriores, dijo que los aparatos inteligentes le parecían poco atractivos porque los componentes tecnológicos podrían volverse obsoletos rápidamente.

Además, la cocina y el comedor son donde ella, su esposo y sus dos hijos, de 5 y 7 años, se reúnen y charlan, comentó. Dijo que no quería que sus hijos estuvieran expuestos a un refrigerador con una gran pantalla táctil.

“Sé que son presa fácil para los aparatos adictivos, así que literalmente podrían quedarse viendo la pantalla del refrigerador esperando que algo aparezca”, dijo. “Estarían tocándola y moviéndola, esperando que sea un videojuego”.

No obstante, las ganancias potenciales para los fabricantes hacen que la cocina sea un objetivo tentador. Se espera que el mercado global de los electrodomésticos para la cocina aumente a 253.400 millones para 2020, un aumento en contraste con los 175.000 millones de 2014, de acuerdo con Allied Market Research.

Esto ha ocasionado que las empresas estén extendiendo sus tentáculos tecnológicos hasta la cocina con una variedad de enfoques. Samsung, el fabricante número uno de celulares, que popularizó los teléfonos con pantallas extragrandes, develó este año una nueva versión de Family Hub, un refrigerador inteligente que entiende comandos de voz y tiene una pantalla táctil de 21,5 pulgadas. El aparato tiene tres cámaras integradas que pueden transmitir imágenes en vivo del contenido del refrigerador a un celular.

Samsung vende el refrigerador como el siguiente centro de control para el hogar, aunque es uno muy costoso. Los refrigeradores Family Hub tienen un precio inicial de cerca de 3500 dólares.

“De verdad nos gustaría que los clientes, en algún momento, miren en retrospectiva y digan: ‘Actualmente, un refrigerador sin pantalla resulta extraño’”, dijo Sunggy Koo, el vicepresidente de electrodomésticos inteligentes de Samsung.

El objetivo de Samsung es hacer que la gente algún día conduzca sus vidas digitales con la misma facilidad desde un refrigerador, un teléfono, un televisor o un auto. Alimentados con datos sobre ti en la nube —y con la ayuda de un asistente virtual—, todos los aparatos operarán en perfecta sincronía para propiciar una vida doméstica con una eficiencia máxima.

Por ahora, Amazon y Google están teniendo algunos de los éxitos más notables en la cocina, aunque sus dispositivos no son específicos para esa parte de la casa. Muchas personas utilizan el altavoz Echo de Amazon o Google Home, que tienen los asistentes virtuales de sus empresas, lo que les permite configurar temporizadores de cocina o buscar recetas.

Para aprovechar la frecuencia con que estos dispositivos terminan en las cocinas, las empresas están expandiendo estos productos con pantallas inteligentes controladas por voz. El año pasado, Amazon estrenó Echo Show, que puede cargar recetas paso por paso en la pantalla. Este año, Google develó Smart Display, un sistema de software que comparte con fabricantes como Lenovo, empresa que lanzará pantallas inteligentes este año que cuentan con Google Assistant, pueden ejecutar aplicaciones y reproducir videos de recetas.

Sin embargo, esos dispositivos también han planteado dudas sobre la privacidad. Las pantallas de Amazon y Google siempre están a la espera de escuchar comandos de voz e incluyen cámaras para hacer videollamadas. Amazon y Google dijeron que tienen la opción de silenciar los micrófonos y apagar las cámaras.

Source link

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here