Si el PRI no ganó una sola elección, Yucatán no debe pagar el costo.

0
763

Mauricio Vila Dosal ganó la elección a gobernador en Yucatán, sin embargo ni Rolando Zapata ni el PRI lo aceptan y esto genera más dudas sobre la honestidad del gobierno yucateco en gestión y la gente que lo apoya desde el seno tricolor.

Yucatán ha perdido la tranquilidad durante las horas después a la elección del primero de julio, y es que a pesar de que su gente salió a las calles a votar y ejercer su derecho con motivación, el PRI y sus conocidas fórmulas se han encargado de manchar una decisión que el pueblo de Yucatán tomó.

No aceptar a Vila como gobernador electo es ya un problema que está poniendo en la mira a uno de los estados que mejor percepción tiene a nivel nacional y sobre todo a su gobernador, Rolando Zapata; el cual tiene en sus manos la decisión de pasar a la postre como un buen gobernador o de no aceptar a Vila como vencedor y convertirse en el villano de un pueblo que lo aceptó a él y no a un partido para que los gobernara.

Zapata Bello debe cerrar su gestión lo mejor posible y es que a pesar de haber sido buena no es intachable, pues entre otros escándalos no hay que olvidar el de los más de mil millones gastados en comunicación social, se sumaría al tema electoral para mermar de manera contundente su imagen.

Yucatán y su gente no pueden estar pagando el berrinche del partido que ha tenido al país inmerso en la violencia, corrupción e inseguridad y es que en las calles de la península se siente un ambiente de incertidumbre, en redes sociales la gente exige que se le de el triunfo a Vila Dosal y que se respete la voluntad del pueblo.

Es momento de que Rolando Zapata tome acción y acepte a Mauricio Vila como el Gobernador electo de Yucatán y así empezar las acciones de transición para salir como un buen gobernador y no manchar su reputación ni su carrera política.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here